Vesubio

Introduce tus fechas para encontrar actividades disponibles

Vesubio: tours y actividades

Vesubio: opiniones de otros viajeros

Valoración general

4.4 / 5

basada en 7864 opiniones

Interesante tour. Imprescindible si visitas Napoles. Primero se visita Pompeya. Luego se come en Pompeya, en un restaurante a la entrada, una pizza margarita por cabeza, más bebida. Tras la comida, se sube al Vesubio. El minibus llega hasta la entrada al volcán. Luego hay que andar alrededor de 1 km. Subida suave y llevadera que no exige calzado especial. Todo bien. La única pega es que se retrasó el guía y llegamos justo al Vesubio. No nos dejaron ir hasta el final del recorrido. Un poco más de previsión estaría bien. Pero recomiendo el tour a todo el mundo. El precio incluye las entradas y la comida y merece la pena. Otros tours no lo incluyen.

Todo lo que visitamos fue muy interesante e impresionante. Lo malo es que al ser solo tres en el grupo no tuvimos guía y las explicaciones del conductor eran escasas. Vale la pena visitar ambos sitios, son preciosos, y es muy cómodo no tener que preocuparte de los desplazamientos y horarios para que te dé tiempo a visitar todo. Te llevan a comer a un sitio muy bonito donde la pizza está muy rica y te dan un postre tradicional. Los camareros muy amables, nos invitaron a una copa de vino y no nos cobraron la bebida extra que pedimos. (Hemos valorado el guía con una sola estrella por el simple hecho de que no había)

El tour en la parte referente a recorrido por Nápoles y Pompeya fue muy interesante gracias a qué la Guía Sra. Ileana Guzmán es muy amena y conocedora del tema. La parte DESAGRADABLE del tour es que el bus que te transporta de Roma a Nápoles te deja en la en paradero de bus local y en el te llevan al centro de Nápoles de ida y de vuelta con ningún tipo de comodidad. Lo mínimo que pueden hacer es colocar algún sistema de transporte más cómodo ya que en su el tour no es barato

Nos gustó mucho la experiencia. La guía Ninetta un encanto, pronunciación impecable en todos los idiomas, sabía muy bien de que hablaba y encima se preocupaba mucho por nosotros en todos los aspectos. Incluso pudimos hablar de cosas más personales, no es como una guía cualquiera, mucho más cercana. Respecto a la comida me esperaba mucho menos, comimos un plato de entrantes, pizza, pasta y un postre típico de Nápoles.

El otur estuvo muy buno, con el agregado de que el guía era un arqueólogo especializado, que estaba trabajando en el sitio arqueológico, lo que le dio un gran toque extra al recorrido. Muy bien también el detalle del tour a pie por Nápoles, ya que creí que solamente sería una visita panorámica desde el micro, así que también sorprendió para bien.